miércoles, 29 de septiembre de 2010


"A veces creo que nada tiene sentido. En un planeta minúsculo, que corre hacia la nada desde millones de años, nacemos en medio de dolores, crecemos, luchamos, nos enfermamos, sufrimos, hacemos sufrir, gritamos, morimos, mueren, y otros están naciendo para volver a empezar la comedia inútil. ¿Sería eso, verdaderamente? ¿Toda nuestra vida sería una serie de gritos anónimos en un desierto de astros indiferentes?"

No quiero pensar.

Shit Lie

Cada día es todo más extraño y más emparanoyante. No sé qué pensar ni cómo actuar. No quiero perder el tiempo, haberlo perdido, luego haberme dado cuenta de que lo he perdido y como consecuencia deprimirme arrepintiéndome de ello y por lo tanto, perder otra vez el tiempo. No soy ningún juguete, o al menos eso intento no ser. A partir de ahora quiero ser más dura conmigo misma, no dar más de lo que me den y no ser tan ingenua. Sí, eso es lo que digo siempre, y por querer, podemos querer el mundo, ¿no?. Pero se suma a una nueva meta por conseguir. Algún día haré una lista e.e' Quiero intentar no ser ninguna marioneta, o al menos... ser capaz de controlarme a mi misma también. Toda la rutina cada vez es más monótona y yo cada día estoy más 'en las nubes'. No sé cómo lo haré, y me da igual. Me da igual el tiempo que pase. Hoy, recuerdo y mantengo una frase que me ha dicho mi padre: todo es mentira. Todo es una PUTA mentira, y gracias a la sociedad que tenemos. Reconozco que a veces soy un tanto estúpida, pero como dijo Groucho Marx, esos son mis pricipios, y si no gustan, también tengo otros. Y uno de ellos es darme cuenta y tener como margen lo que sucede a mi alrededor, por muy ingenua que sea. Supongo..que lo que haré sera vivir el presente, sin tener en cuenta lo que pueda suceder o lo que sucedió, siendo yo misma, al menos intentándolo y sobre todo teniéndolo todo al margen. Porque ahora sé, que seguir viviendo no es pasar las hojas de un calendario, si no entender que cada hoja de ese calendario es única e irrepetible. Y que no muchas cosas merecen la pena, por tanto hasta encontrar o no encontrar esas cosas, se debe aprovechar el instante sin la dependencia de nada ni nadie que te impida ser quien eres. Agradezco ser quien soy y no ser igual de falsa que ellos. Agradezco que, aunque me equivoque miles de veces, sea capaz de darme cuenta, tarde o temprano de lo que es mi vida. Llamarme lo mejor, llamarme lo peor, da igual. Lo que cuenta es mi persona. Lo bueno de todo esto es que me doy cuenta de que voy madurando los hechos por tiempo que pasa, y estoy segura de que lo lograré por completo si Dios quiere. Y que, a pesar de todo, cada vez soy más independiente y estoy más segura de mi misma, que era uno de mis retos. Y si la vida lo que necesita es cachondeo, lo va a tener.

:
No hay ninguna mentira en este mundo que prefiera a la verdad.

martes, 28 de septiembre de 2010

Sleep

Me resulta difícil, más de lo normal, expresarme estos días. Tengo encima una mezcla de felicidad y miedo, y no sé qué es más fuerte. Felicidad, porque todo lo que me envuelve ahora mismo es lo contrario a toda mi vida de hace apenas unos días, todo es distinto, diferente..feliz, es como si hubiera caído de repente en un mundo paralelo, ese mundo en el que estaba deseando enrtrar. Por otro lado miedo, miedo de perder esa felicidad en un simple "chas", miedo de cagarla una vez más, miedo de no poder dar a la gente que me quiere lo que ellos quieren o necesitan y a causa de eso perderlos. Tengo miedo de perderlo todo... es curioso, cuando no estoy feliz, estoy deprimida, y cuando estoy feliz, tengo miedo. ¿Tan loca estoy? Me rayo mucho por todo, pero por otro lado, lo bueno es que puedo esperarme cualquier cosa, que todo lo tengo al margen, que quiero que el tiempo pase y ser alguien. Poder darle a aquellas personas lo que ellos me dan, poder hacer feliz. No tengo ganas de comerme la cabeza otra vez por los errores que cometo o por mi forma de ser. Me siento como si no tuviera alma, es algo extraño. Por un lado, soy tan feliz, por otro, siento que no puedo quererme a mi misma. Es todo tan difícil de explicar...

Sólo quiero dormir.

Cuando hace frío la mayoría de las cosas van más deprisa o llegan antes, me refiero a las casualidades. Me encanta que haga frío.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Estos días me siento rara. Todo ha cambiado radicalmente, ahora todo, de repente, es distinto. Todo por lo que me lamentaba... ahora soy feliz y a la vez tengo miedo. Miedo de volver a todo lo pasado, de tropezarme, caerme y volver a despertar. Qué raro.. y qué feliz es todo ahora mismo. No sé cómo explicar lo que siento.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Viernes.


Otra vez, siento que caigo por momentos. Y cada vez estoy más pisoteada, como si no tuviera nada a lo que aferrarme y estuviera sola en un rincón sin saber que hacer. Hoy me he sentido con ganas de llorar, de gritar todo a la cara de todo el mundo.. pero no puedo. No sé cómo reaccionar ante nada. Es duro ver que todo en vez de mejorar va a peor constantemente, por cada fracción de tiempo que pasa yo me siento peor y con más preguntas en mi cabeza. Estoy harta de esperar, de mirar lo que pasa a mi alrededor, de no poder hacer nada, de no saber cómo actuar, de callármelo todo. Es insoportable esta situación, es como si estuvieras en plan zombie, las lágrimas se te quedan atascadas siempre, la mirada perdida mientras te comes la cabeza, el no poder expresarte, el no poder gritar, la mente llena de todo lo que te envuelve, todo lo que sientes sin dar un paso adelante y tú viviendo por nada. No veo ilusiones, ni espectativas, ni metas, ni futuro alguno en mi vida. Lo único que veo es resignación y vida sin vida en la que soy yo la que tiene que cambiar, porque si todo va a seguir igual y nada cambia, lo mejor es que sea yo la que cambie y mande todo a tomar por culo. No me voy a lamentar por esto, por aquello... porque no soy ninguna marioneta. Necesito momentos, decisiones, cambios, respuestas a mis preguntas. Todas esas cosas que me hagan actuar de alguna forma y ser alguien, que me hagan decidir qué hacer con mi vida aunque me equivoque, que pasen cosas continuamente que me hagan reflexionar y valorarme más, y no el tener una espera encima que, a parte de que no lleva a ninguna parte, que es lo peor, me hace sentir así, me hace no ser nadie y me hace caer cada vez más bajo. Yo ya no quiero perder el tiempo... ni ser un juguete, así que a partir de ahora intentaré ser más directa, segura de mi misma (cosa improbable de momento), decisiva y tomar respuestas a mis preguntas sin que ningún hecho ni nadie tenga que dármelas. Crear, resolver mis propias preguntas y llegar a conclusiones, no inventar ni mucho menos, si no afrontar sobre todo y continuar hacia adelante aunque me equivoque miles de veces. Y por supuesto, toda paciencia tiene un límite, y yo no soy una excepción. Pero además de ello, la parte de mi vida que me ha hecho sentir así tiene que hacerme reflexionar y debo plantearme a mi misma si realmente merece la pena todo esto. Es como cuando hoy me acordé de una historia que hace poco oí en una reflexión del instituto. Un hombre, una mañana se levanta y de repente, cuando lo normal es que diriamente reciba muchísimas cartas de sus amigos contándole su vida y preguntándole cómo está, esa mañana ve que no tiene ni una carta. Eso se le hace extraño, así que sale a hacer su vida normal y todo el mundo lo mira como si no lo conociera, o directamente no lo mira como si pasara desapercibido para todos, cuando lo normal es que lo saludaran. En una de las ocasiones, va al bar donde se encuentran sus amigos que están allí, como todas las noches, reunidos. Él se sorprende de que no lo hayan llamado y se fija en que ellos tampoco lo reconocen. Él, desesperado, les pregunta qué les ha hecho para que estuvieran así, que le dijeran lo que les había hecho, pero que no podía soportar esa situación. Mientras algunos se reían o se sorprendían de su actitud, uno le dice "Lo siento, señor, pero no le conocemos de nada y no sabemos de lo que está hablando". Ya por la noche al volver a casa, el hombre reflexiona sobre su día. De repente, recuerda quién es, y que sigue siendo alguien sin la dependencia de nadie. Eso nunca lo olvidaría, su identidad, y que no necesita que nadie le recuerde quién es, que eso simplemente lo iba a saber las pocas personas que lo valoraran a lo largo de su vida. A la mañana siguiente, baja y ve que tiene tantas cartas como días anteriores, que sus amigos lo vuelven a llamar y no parecen recordar la noche anterior. Él nunca olvidó quién era y gracias a ello pudo seguir compartiendo todos los momentos con sus amigos.

Esta historia me llamó bastante la atención por el significado tan profundo que tiene si lo reflexionas bien. Es como cuando escribo todo esto que siento, a mi manera, con mis palabras. Me hace sentir mejor y esta en paz conmigo misma cuando consigo poner en una sola línea mis sentimientos y los hechos que ocurren. Todo eso me hace llegar a la conclusión de que todo tiene un motivo, de que no tienes culpa de lo que no has querido que pasase, jamás. Y sobre todo, que las personas cambiamos tiempo al tiempo y que no merece la pena lamentarte por quién fuiste ayer, hace 2 minutos, hace unos meses, hace años... al contrario, debes estar orgulloso de ser quien fuiste, quien eres y quien serás. Creo que por ahí van tirando los tiros de la idea del destino, es una buena razón para darle razones a todo lo que ha formado tu vida, al fin y al cabo, lo que yo tengo seguro, es que no simplemente eres tú quien existe en una sóla época de tu vida, como si estuvieras rutinariamente de forma monótona en una habitación oscura en la que siempre haces lo mismo. Las cosas cambian, tú no. Que entiendan cómo eres es más difícil, otra historia...

jueves, 23 de septiembre de 2010

Jueves,

Las ilusiones son peligrosas. No tienen defectos...


miércoles, 22 de septiembre de 2010

Miércoles.


Al final te acabas dando cuenta de que eres gilipollas. De que todo el mundo te toma el pelo y no te puedes fiar de nadie. Pero lo has hecho, la has cagado una vez más, te has fiado de todo el mundo y te acuerdas todos los días de personas que quizá en ese momento te estén criticando. Estoy harta de ser una gilipollas, de ser el bicho raro y de que se me ponga de subnormal para abajo. De que jueguen conmigo como si fuera una puta marioneta. Y al final lo único que te queda es unirte a ellos, ser igual de falsa, igual de hipócrita y de manipuladora. Porque si no, estás perdido para toda la vida, ni de coña te vendrá algo bueno. O coges el toro por los cuernos, o te jodes la vida con tu intento de darte a entender. Y yo sigo cayendo en todas las trampas y una vez más, otro día de los tantos que me quedan por pasar, sola. Con caras a mi alrededor comiéndose el mundo mientras a mi me dan asco y me pregunto si yo podría realmente llegar a ser como alguno de ellos. Al final llego a la conclusión de que no, de que por muy torpe e ingenua que sea, por lo menos no me doy asco y que simplemente, a la suerte al parecer le ha dado por joderme un poquito. Y yo ya no sé cómo sonreír. Ni exagero nada ni soy tonta, pero si no puedo ser así y no puedo evitar intentar mostrarme a mi misma y fallar en el intento, ¿qué hago? ¿es que nunca aprenderé?

Es horrible temer el sitio que una vez amaste. Ver una esquina que antes conocías perfectamente y tener miedo de su sombra, no atreverte a subir unos escalones familiares. Nunca he sabido lo que es vivir con miedo, tener miedo de volver a casa sola, miedo de encontrar polvo blanco en el buzón, a la oscuridad y a la noche. Tener miedo a la gente, siempre he creído que el miedo era cosa de los demás, la gente más débil, nunca lo había sentido. Hasta que ocurrió, y cuando te alcanza sabes que siempre ha estado ahí, al acecho, bajo la superficie de todo cuanto amabas y se te eriza el bello, se te encoge el corazón y ves caminar a la persona que una vez fuiste y te preguntas si volverás a ser esa persona.

martes, 21 de septiembre de 2010

Martes.


No quiero caer en la locura.
Necesito alejarme, esconderme, desaparecer de todo si no quiero acabar como una puta regadera de tanto pensar. Y todo me afecta al ritmo de vida, que es lo peor, el no poder tener sintonía. Aunque de todas formas, qué se esperaba de mi, no es que tenga muchas capacidades para tener lo que necesito. Todavía se aguanta, sí, pero pronto deberé cortar todo de raíz en serio y hacerme a la idea de los cambios que me han rodeado. No tengo concentración, sólo memoria, recuerdos, más recuerdos y suposiciones. No estoy en mi mejor situación como para dormir bien, prestar atención o plantearme nuevas metas. Recuerdos, memorias. Recuerdos muertos, todo lo que me llena, pero creo que prefiero estar vacía a que estar llena de algo tan... tétrico. Todo mi arrepentimiento se hace ira, y por tanto se hace rebeldía y nuevos planes, pero todo eso acaba en otro recuerdo más y acabo cayendo en el miedo y la desesperación. No quiero eso, no quiero ser tan gilipollas como no ser capaz de pasar página, de no tener la suficiente personalidad como para que tenga que contar con ayuda de otras personas, cuando eso lo único que hace es llenarme más el cerebro, no sé de qué, supongo que ideas. Una sola idea puede cambiarme completamente. Yo necesito darle sentido a todo aunque no lo tenga y estar bien. Tener paciencia y esperar... lo que sea.

Enséñame a olvidarme de pensar.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Lunes.


Una simple llamada del reloj para que pueda abrir los ojos..si querer creérmelo.


domingo, 19 de septiembre de 2010

Sólo sé que no sé nada.

Sólo tengo ganas de llorar.
Mañana otra vez el instituto, y yo otra vez sin saber qué hacer con mi vida.
Lo único que sé es que no puedo estar así mucho tiempo más. Que necesito aprender a olvidar y a tener sintonía con mi vida, a pasar de una cosa a otra, y más ahora que viene el instituto y que no puedo mezclar otros problemas porque puede irme muy mal... necesito ayuda. No soy lo suficientemente fuerte ni madura como para seguir con todo como si nada. Ojalá lo fuera, de hecho creo que ese es el mayor reto que tengo ahora mismo, porque si no puedo conseguirlo, no sé..
Pero creo ciegamente y al 100% que en poco tiempo conseguiré ser fuerte, ser muchísimo más madura de todo lo que me queda, sonreir de verdad sin esfuerzo alguno, tener sintonía y vivir el momento. Todas esas cosas que me he creido inocentemente que las estaba consiguiendo día a día y que me he dado cuenta de que no he conseguido nada. Toodo el puto día diciendo que había cambiado en tal tal y cual, y no. Lo único que hago es intentar engañarme, pero no tiene nada de malo si eso es lo que necesitas para seguir. Voy a intentar no engañarme más y tomarme las cosas en serio. Está claro que necesito ayuda. Está claro que tengo que madurar. Está claro que no puedo mirar atrás. Está claro que tengo que mirar a adelante. Está claro que necesito ser paciente y vivir el momento siempre. Está claro que tengo que tomar decisiones continuamente. Y ahora lo que decido básicamente, es sonreir.

¿Cómo ves el vaso, medio lleno o medio vacío?




Los que necesiten más tiempo para contestar, ya han contestado.






Que nadie calle tu verdad
Que nadie te ahogue el corazón
Que nadie te haga más llorar hundiéndote en silencio
Que nadie te obligue a morir cortando tus alas al volar
Que vuelvan tus ganas de vivir...

viernes, 17 de septiembre de 2010

Fin de semana~

Bueno, pues ya han empezado los queridísimos 2 días y medio contando el viernes de relajación durante la semana, o al menos de intentarlo y de pasarlo con mis amigos. Lo cierto es que no puedo seguir así y cada día se me hace más duro todo esto, por lo que supongo que pronto tendré que replantearme una serie de objetivos y de mentalizarme de algunas cosas en las que ahora mismo, no me voy a extender puesto que hoy estoy bastante cansada, supongo del instituto y además de haber estado en la calle hasta las 00. y pico. En ocasiones como hoy, me fijo en mis amigos, o mis "amigos", la gente que me rodea, con la que lo paso genial y a la que tengo demasiado que agradecerle. Pero esto es todo una primera impresión, si me pongo a pensar y a fijarme con delicadeza, me doy cuenta de que duele estar con algunos de ellos. Duele saber que no encajas en el puzzle por mucho que lo intentes y que quizá... bueno, tengas que alejarte como ya expliqué ayer. Hoy creo que estoy demasiado cansada como para reflexionar mucho, así que me acostaré pronto y mañana seguiré.

"No perder nunca la calma en el sustento"

jueves, 16 de septiembre de 2010

Empieza lo que nunca acabará


Necesito no sentir. Todo es muy extraño últimamente. Las horas se me hacen eternas y a la vez parece que por momentos el tiempo se detenga para recordarme que estoy en mitad de la nada. Para recordarme que he pasado al olvido, de repente, sin haberme dado cuenta. En mitad del olvido, en medio de ninguna parte es donde estoy. Y lo peor es saber que todo podría tener algo de sentido. Pero quiero dejar de usar este vocabulario de lo que podría ser y pasar a lo que estoy viviendo ahora. Creo que por unos días, una temporada, meses, días... no sé, tiempo, necesito alejarme de todo. De todo lo que hasta ahora me ha dado vida, necesito aprender a vivir sin ello, a ser independiente y a aceptarme tal y como soy, con mis defectos y mis errores. A aceptar que necesito cambiar, que he cambiado y sobre todo que cambiaré. Que conseguiré no arrepentirme de nada y dar algún sentido a todo. Todos nos empeñamos en buscar una razón de por qué de nuestra vida, quizá buscar las razones es una buena y bonita razón para ello. Y si no la encuentras, te la inventas, por muy absurda que sea. Aunque tengas que darle la razón a lo inevitable y a convivir con lo que te ha tocado y te tengas que inventar una serie de cosas imposibles y de razones inevitables por las que estás ahí ahora mismo. En definitiva, creo que lo que realmente necesito es alejarme y olvidarme un poco de todo. No sé si es buena elección, si me creará más problemas el intentar olvidarme de todo lo que me hace sonreir y de aprender a sonreir por mis propios métodos, pero sinceramente, es algo que ya me da igual. Eso es lo que quiero, que me de igual y que siempre consiga ver el lado inevitable de las cosas, en cualquier tiempo posible. Si ahora estoy aquí, a la 1.40 escribiendo cuando debería estar durmiendo o leyendo un libro, o simplemente haciendo algo de provecho que mañana me haga terminar y comenzar algo nuevo, es inevitable. Sí, es cierto que debería estar durmiendo. Pero, ¿por qué? porque así lo dice lo monótono, la rutina, lo normal, "la ley". Yo nunca he sido muy responsable, de las que hacen lo que deberían hacer. Todo lo hago sin ser consciente de que lo que hago es inevitable. A lo mejor tardo días, semanas o meses en llegar a una conclusión razonable, pero todo lo razonable se puede ir al carajo. Yo me quiero inventar mis propias razones, absurdas, estúpidas, que digan "en realidad, no, pero ¿qué más da eso ahora?". Cuando nada tiene sentido, cuando no le encuentras el motivo alguno a algo por lo que estás pasando, te lo inventas para hacerte sentir mejor, para aferrarte algo. Algunos creen que es de cobardes, de egoístas, pero yo no lo creo así. Al fin y al cabo yo decido lo que hacer con mi vida, y si las decisiones que tomo no son las correctas, me invento cualquier estúpida razón para no arrepentirme de ello y aprender a aprender. Este es mi sueño y yo decido lo que hacer con él. Por eso quizá.. la sintonía, la desconexión, el alejamiento de todo sea la solución. Lo que me han explicado hoy, ser capaz de pasar de una cosa a otra así, sin más, tener sintonía con las cosas. No pensar en lo que hice o lo que dejé de hacer, centrarme, básicamente. Y yo todavía no he aprendido eso, así que a partir de cuando me sienta con la motivación necesaria, que da igual cuando sea, seré capaz de escuchar sin oír, de mirar sin ver y sobre todo de hablar callando.


Si piensas lo que pienso que estás pensando, ni tan siquiera lo pienses...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

"Ríe, y el mundo reirá contigo; llora, y llorarás solo"

Tal y como me imaginaba. Ningún cambio. Hoy me he sentido... sola, como si estuviera en un sueño y yo fuera la persona invisible que contempla el sueño, pero ellos a ti no te hacen caso porque eres invisible, diferente. Para muchos, o para todos, para esas personas que no te ven, es simplemente una etapa, un mal trago, una gilipollez a la que no hay que hacer caso. Y yo la verdad, es que ya no tengo ganas ni aspiraciones para nada. No es una exageración, es simplemente cómo me siento, y creo que es de las pocas cosas que puedo saber de mi. Últimamente siento que no encajo en ninguna parte, que todos son una amenaza, que no puedo sentirme bien ni con mis propios amigos. Que amargándome solo consigo amargar a los demás. Y aún así, me siento sola. Porque no hay nadie que pueda entenderme, nadie que me tome en serio ni nadie que simplemente, encaje conmigo. Creo que durante un tiempo me alejaré de todo y como dije anteriormente, me olvidaré de todo, no importa cuando ni como. Me hace daño estar con mis amigos para pensar que hay momentos que he destrozado y saber que nunca podré sonreir ante ellos. Saber que al final todo se resume en arrepentimiento, suposiciones, errores... y saber que no puedo dar a mis amigos lo que ellos me dan. Saber que simplemente no encajo y punto, que simplemente así soy yo y no cambiaré, por mucho que lo intente. Sonrisas y miradas a mi alrededor charlando, simplemente pasándolo bien, pasando el rato, mientras yo los observo. No es agradable estar detrás de todo eso y luego mirar tu situación. Darte cuenta de que todo ha dependido de tus decisiones. Es impotencia saber que no puedo mostrarme a mi misma y que una vez más, tendré que afrontar la situación, esté como esté.


Agallas cuando ya no tienes nada que perder.

martes, 14 de septiembre de 2010

Fin del Verano.

Bueno... pues ya hoy es el último día de vacaciones. Mañana empieza ese gran calvario, ese lugar que lo que para todos es algo relativamente normal, para mi es un sin vivir. Creo que este verano ha sido, si no el más especial, uno de los más especiales que he tenido hasta ahora. Un verano lleno de momentos increíbles, lleno de momentos en los que me he visto de gente rodeada, de gente que me ha hecho sonreír. He salido todos o casi todos los días y vivido nuevas experiencias. Me he arrepentido de cosas y he hecho otras que merecen la pena recordar. Pero ahora de repente, tropiezo con la realidad. Ahora, es momento de olvidar todo. Aunque lo normal sería, teniendo en cuenta que ha sido tan especial, recordarlo siempre y dar las gracias a esas personas que lo han hecho posible. Sin embargo, creo que ha sido tan especial que creo que hay momentos que debo olvidar. Momentos que debo dejar atrás y pasar página. Darme cuenta de que esto, ha sido solo una temporada... una temporada que ha acabado. Gente que en cierta parte debo llevar un poco al olvido, aunque sea un poco egoísta, pero yo no lo creo así... pienso que hay ciertos momentos que debo tomarme como suerte. Y la suerte no es algo que precisamente me sobre, porque lo cierto es que, aunque no voy a extenderme en el rollo del pesimismo, que ahora mismo, en este momento, veo negro todo lo que me viene por delante. Veo que muchísimos momentos acabarán y otros volverán, que gente se olvidará de quién he sido esta temporada y pasaré a ser "aquella, Silvia, simplemente". Veo que debo madurar en muchos aspectos a partir de ahora y seguir adelante sin mirar al pasado, sin mirar lo que hecho o lo que he dejado de hacer. Sin mirar mis errores, esos errores que han hecho que ahora mismo me sienta así y que mañana empiece un día que, de no haber hecho esos errores, quizá hubiera sido otro tipo de día. Pero no es momento de lamentarse, es momento de no mirar hacia ningún lugar. Ni siquiera al horizonte. Simplemente continuar, aprender a reflexionar sin dar lugar a ningún tipo de opción que hubiera tenido para que ahora no tuviera que estar escribiendo esto, aprender a vivir y a buscarme una buena manera de mantenerme en pie. Porque aunque ahora todo lo vea negro, todavía no he perdido el poco optimismo que tengo, para que además, acabes dándote cuenta de que no sirve de nada arrepentirse de cada paso que has dado.

Gracias por hacer que este verano sea tan especial que necesite olvidar parte de él
Gracias por hacerme sonreír todos los días
Gracias por haber hecho que por un tiempo haya olvidado todo
Gracias por haber hecho que no haya perdido la sonrisa
Gracias por haberos conocido, aunque algún día tenga que arrepentirme
Gracias por haberme hecho aprender lo que significa arrepentirse y pasar página

Pero sobre todo, gracias A TODOS los que han compartido algún momento, por pequeño que sea, este verano conmigo, y haberme hecho sentir otra persona.


Sólo tienes que pasar el maldito día y olvidar el pasado completa y eternamente. Sólo eso.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Inseguridad personificada

No ha sido fácil decidir si crearme un blog o no. Por un lado, siempre he querido un lugar en el que plasmar mis pensamientos, vivencias, o simplemente un párrafo que exprese mis sentimientos. Por otro lado, no creo que sea posible plasmar los pensamientos de alguien como yo. Quizá por falta de capacidad de hacerlo, o quizá porque siempre acabo extendiéndome en cosas sin sentido que ni yo misma entiendo. Pero lo cierto es que yo nunca he estado segura de nada en mi vida, por lo que al final, he pensado que es mejor arrepentirse de las que cosas que has hecho, que de las que no has hecho. Por eso, por muy absurdas e inexpresivas que sean mis palabras quiero intentarlo. Quiero intentar entenderme a mi misma. No quiero que nadie me comprenda, que nadie se ponga en mi lugar, porque eso es algo que muy poca gente hace. Sólo quiero poder entenderme a mi misma. Muchas veces, se me pasan muchísimas cosas a la cabeza. Cosas que necesitaría escribir, pero que no escribo. Me gustaría pasarme el rato escribiendo para plasmar con mis palabras lo que siento cada segundo que sigo viviendo. Pero como eso no es posible, me limito a resumir lo inexpresable, a contar lo inentendible. Yo no quiero eso. No se me da bien hacer que la gente entienda una mínima parte de mi ser. No puedo intentar eso, por eso siempre me guardo todo en mi interior y saco lo primero que se me pasa por la cabeza. Quiero aprender a entenderme un poco más, aprender de mis palabras y mis sentimientos, así que aquí intentaré escribir solamente lo que realmente siento. No voy a resumir nada ni escribir cosas sin sentido. Ni buscarme la primera frase con la que me sienta identificada. Voy a ser yo misma simplemente. He tenido unos cuantos flogs, bastantes blogs... pero nunca me he sentido orgullosa de uno solo en el que yo pueda decir: ahora recuerdo cómo me sentía en ese momento. Siempre he intentado que la gente me entienda, pero viendo que eso es imposible quiero entenderme primero a mi. Al fin y al cabo, nuestro mejor amigo somos nosotros mismos. Los que nos entendemos. Nadie puede sentir lo que yo siento. Y si ya de por sí es difícil entenderme conmigo misma, ¿cómo puedo pretender que otras personas puedan ni siquiera ver más allá de los hechos que, supuestamente, son los que forman tu vida? Ni el destino, ni los sentimientos, ni las creencias, ni los pensamientos que hay después de las palabras. Hechos. Esa es la mierda que forma esta vida. Que si no puedes entenderte, todos los hechos que la forman son simplemente puro destino, como ponerle tu vida en la mano de un conductor drogadicto. Y eso es lo que quieren muchas personas, pero yo no, yo quiero ser consciente de mi vida... quiero ser quien quiero ser y no quien estoy destinada a ser. Pero no, eso es imposible, al fin y al cabo, aquí no eres tú el que manda. Yo sólo siento que si puedo entenderme, sólo así estaré tranquila conmigo misma. Que no se confundan los hechos que van formando el camino de mi vida, con mi forma de caminar. Todos podemos vivir sin ser felices en nuestro interior, pero al menos tenemos vida, tenemos risas, momentos, y tenemos una sonrisa que nadie puede quitárnosla si nosotros lo impedimos. Y si alguien me entiende alguna vez, que me compre.

Sólo los tontos podían escapar de la simple verdad de que ahora no es solo ahora, es un frío recordatorio de que ha pasado un día desde ayer, un año desde el año pasado, y de que tarde o temprano llegará mañana.